18 ene. 2012

Nuestra guerra

Cuando la guerra se desate y el fuego se propague, necesitaré verte, lo sé, tal vez por última vez. Cierra los ojos y mirame, pues estoy dentro de ti. Creemos un espacio secreto, inexistente para los demás, donde vernos y huir de la oscuridad. Imagina mis manos con las tuyas, luchando a pulso por lo que nos queda. Hemos navegado por mares de engaños, mentiras y traiciones y eso jamás nos hizo dudar de nuestro amor. Y si tuviera que decirte algo, segundos antes de mi muerte, de que me trague la oscuridad, te diría gracias.
Gracias por estar a mi lado en las buenas y en las malas.
Gracias por quererme siempre como fui.
Gracias por muchas cosas más, pero sobre todo, gracias por estar conmigo hasta la muerte.

No hay comentarios.:

Publicar un comentario

Deja tu huella...